fbpx
EDUCACIÓN AMBIENTAL

La CDMX y la conciencia ambiental

CDMX

Mientras gobiernos pasan, cambian, y llegan nuevos que prometen cuidar el medio ambiente, lo cierto es que desde hace más de 100 años estamos acabando con el planeta a un nivel elevado y a partir de la década de los 70’s este nivel creció de manera exponencial  con la explotación masiva de recursos naturales como el petróleo, agua, minerales, árboles y más. Todos los políticos juran en su campaña que es prioridad proteger el ambiente, sin embargo aquí estamos, con menos árboles, más políticos y con un reloj en nuestra contra (según expertos, nos queda sólo tres años).

Como siempre, queda en nosotros crear un cambio relevante que realmente pueda desacelerar o frenar el cambio climático, necesitamos que cada organización, gobierno e individuos se sumen a esta iniciativa, necesitamos formar una conciencia ambiental en todos.

Lamentablemente, crear conciencia tiende a ser un acto que toma años y aunque el comienzo es bueno, ha llegado un poco tarde. Todos sabemos que debemos reducir la cantidad de basura que producimos, que debemos tomar acciones para recuperar espacios verdes, reducir lo que consumimos, usar menos papel y plástico y un largo etcétera.

Estas son las acciones que todos, organizaciones o individuos deberíamos realizar más seguido:

 

Reducir la basura y reciclar lo que podemos

Este es probablemente el que mayor impacto podría tener a corto plazo y suena fácil pero hay que tener en cuenta que para reducir la basura como regla general debemos consumir menos, o al menos cosas “de entrada por salida”, intentar buscar más artículos sin empaques, reparar lo más posible, debemos buscar extender la vida de los objetos lo más posible.

Y por supuesto, reciclar, reutilizar tantos envases podamos, desde crear decoración hasta usos verdaderamente prácticos como contenedores para ingredientes de cocina, tubería, ropa, material de construcción en fin, la imaginación es el límite.

Lo importante es reducir lo que consumimos, especialmente empaques y bolsas, así cómo reutilizar, reparar y extender la vida de los artículos que poseemos lo más posible. Finalmente reciclar.

 

Recuperar espacios verdes

Debemos intentar plantar más, en cada esquina, en cada pared, en la azotea, en todos lados debemos intentar recuperar cuantos espacios verdes se puedan.

Un poquito de matemáticas básicas: un sólo árbol puede producir hasta 300 CC al día de aire, se necesitan 22 para una sola persona, o hectárea para 18 personas, sí, o varias hectáreas para un sólo edificio de departamentos. Sólo en el 2016 en México, perdimos 250,000 hectáreas de bosque es decir, perdimos la capacidad de darle oxígeno a 4.5 MILLONES de personas en un año.

Sí, es alarmante, en poco tiempo no tendremos oxígeno para nadie. Así que ve, compra plantas en tu mercado local y llena tu casa, el cuarto, la oficina, la azotea, tu oficina y todo lo que puedas de plantas o mejor aún, instala espacios verdes más formales como los muros verdes, o azoteas verdes, que llenan hasta el último rincón con espacios verdes, casi autosustentables y 100% naturales.

Estos espacios son más grandes, y si lo instalas profesionalmente, te genera un ambiente mucho más saludable, con increíbles beneficios y por supuesto, pueden configurarse en increíbles diseños y con las plantas funcionales que deseas.

Y si no puedes, haz uno casero, con botellas de PET (la de los refrescos) puedes crear una cadena de mini-macetas recicladas que pueden colar el agua y alimentarse entre ellas y permitir el crecimiento de las plantas.

 

Utilizar energías renovables

Sabemos que esto no siempre es la opción más económica en la inversión primera, pero con el tiempo recuperas en muchas veces tu inversión inicial, el beneficio de estas tecnologías va mucho más allá que el económico, es también sustentable.

Piensa en todo el carbón y petróleo que se quema y se arroja a la atmósfera por cada kilowatt de energía que se produce. No sólo no vas a pagar por ese kilowatt si no que evitarás que se tenga que producir del todo y empezarás a ayudar al planeta. Quizas te suena poco siendo una persona, pero multiplícalo por todo un año, ahora por toda una vida, ahora añádele todas las demás conexiones eléctricas que usas en tu oficina o en tu hogar.

Ahora haz el mismo cálculo pero con el gas y por cada baño en tu vida.

Instalar un boiler solar y páneles solares será amable con tu bolsillo y con el planeta, muévete hacia sistemas de energía renovable, además de claro, utilizar electrónicos de bajo consumo y consumir menos agua al bañarte.

Y si eres una empresa o quieres vender tu casa, estas tecnologías te aportan grandes beneficios ya que te ayudan a conseguir el distintivo ESR y que tus potenciales clientes accedan a programas de hipotecas verdes.

Así que ya lo sabes, haz conciencia ambiental, que mucho se necesita en esta Ciudad de México, y empieza, por un pasito a la vez hasta que puedas vivir una vida verde.


Cotiza tu proyecto ecológico




Post a Comment

×
Hola, te puedo ayudar para cotizar un proyecto?