Categories
Sin categoría

Tisana: Una bebida saludable y su diferencia con un té.

Cuando preparamos una infusión con alguna planta medicinal comúnmente le llamamos té. Pero, ¿qué tan cierto es?
En este artículo vamos resolver mitos.

Es común ir de visita con algún familiar o amigos y que nos ofrezcan entre las múltiples cosas, una taza de té. Pero al momento de visitar una cafetería  podemos observar entre el menú “venta de tisanas” e inmediatamente el nombre nos atrae a consumir esa bebida. Sin embargo, te has preguntado ¿si ambas bebidas son iguales?.

¿Qué es una tisana?

Una tisana es una bebida que resulta de una cocción leve de frutas deshidratadas, mezcla de hierbas, raíces, flores o incluso especias. Sé consumen inmediatamente después de su preparación y por lo general están destinadas a ser bebidas. Aunque en algunos casos, se usan por vía externa en la realización de lavados o la aplicación de fomentos. 

Las tisanas son consideradas bebidas saludables, no sólo por proceder de plantas naturales, sino también por el uso medicinal que se les ha dado para remediar malestares físicos.

La imagen muestra diferentes especies de hierbas aromáticas y frutos secos.

Para preparar una tisana, se suele recurrir a diferentes procedimientos: infusión, decocción y maceración. Cualquiera de estás técnicas, va a producir una solución acuosa que debe ser consumida inmediatamente, ya que es un  medio óptimo para el desarrollo de microorganismos.

¿Qué es un té? 

El té es unicamente una infusión que resulta de las variantes de la planta del té “Camelia Sinensis”.  De la cual se utilizan sus hojas y brotes, para obtener diferentes variedades de té (verde, blanco, negro, rojo, entre otros).

La imagen muestra hojas de camelia sinensis y su infusión de té verde.

Entonces cada vez que decimos que estamos tomando un té de menta, es una definición equivocada, ya que realmente lo que se consume es una tisana de menta. Recordemos que un té, va a ser  una infusión exclusiva de Camelia Sinensis

Ahora que ya sabes esto, te imaginas tener tus propias plantas para realizar tisanas, pues esto es posible. Puedes comenzar cultivando un pequeño huerto de plantas aromáticas para hacer cortes de sus flores, hojas o tallos y  dejarlas secar. De esta forma, cada vez que tengas el antojo de preparar una tisana, sólo tendrás que salir a tu jardín, balcón o azotea y tomar la planta que más te guste. 

¿Qué esperas en realizar tus propias tisanas?

Te invitamos a integrar en tu hogar un huerto aromático y disfrutar de sus beneficios. ¡Súmate y pon manos a la tierra!