Categories
Sin categoría

5 Consejos útiles para cuidar de tus suculentas

Las suculentas son plantas que están compuestas cerca de un 80 % de agua y se
distinguen por sus hojas, tallos o raíces carnosas. Estas plantas pueden crecer en casi cualquier sitio (interior o exterior) y las hacen una opción excepcional en la naturación de interiores que tienen poco espacio. Además de ser plantas que requieren poco mantenimiento y existe una diversidad  en formas, colores así como en tamaños.   

A continuación te vamos a decir 7 consejos muy útiles para tener unas suculentas sanas y bellas: 

1- Coloca tu suculenta en un espacio con iluminación. 

Si deseas tener suculentas en tu hogar, debes colocarlas en espacios donde exista buena luz o se encuentren expuestas a sol directo en un tiempo reducido. Por lo general requieren entre 4 a 8  horas de luz diaria. Sin embargo, hay especies que no se recomienda colocar a sol directo y menos en verano, ya que para mantener una correcta hidratación necesitan guardar sus reservas de agua  y la exposición a sol directo las deshidrata. Además, ciertas especies que han sido expuestas a muchas horas de sol directo, llegan a presentar un color rojizo  en el contorno de las hojas. Siendo esto, un signo de que se están quemando. 

Suculenta expuesta a luz solar.

2- Realiza un sustrato ligero y con buen drenaje.

Es importante que él sustrato a  utilizar, tenga buen drenaje y no permita que el agua se encharque en el contenedor. Un sustrato ideal para tus suculentas, es una mezcla de  tierra negra en un 30% y agrolita o tezontle en un 70%.

3- Un riego abundante y escaso ayudará en su desarrollo óptimo. 

En el caso de las suculentas, los riegos deben ser profundos y que el agua escurra por los orificios de la maceta, pero no deben ser constantes. Por lo cual, se debe volver a regar hasta que él sustrato este completamente seco. Además que,  en los meses de temperaturas altas se pueden regar una vez a la semana, pero en tiempo de frio, es necesario reducir el riego a una vez al mes.

La imagen muestra el riego moderado de suculentas.

4- Fertiliza una o dos veces al año. 

Para saber cuando abonar tus suculentas es necesario conocer el período de su desarrollo activo, ya que hay especies que en primavera comienzan su crecimiento y otras variedades en invierno.  No se recomienda utilizar abonos con un alto porcentaje de N (Nitrógeno), ya que acelera el crecimiento de la suculenta, pero la vuelve más vulnerable a plagas. Si utilizas un fertilizante líquido (ej. té de plátano), procura diluirlo con el doble de agua de lo que indican las instrucciones.

5- Revisa si hay presencia de plagas.

Entre las plagas más comunes que se pueden encontrar en las suculentas están los pulgones, cochinilla algodonosa y arañita roja. Los cuales se alimentan de la savia de la planta, ocasionando que se enferme o en el peor de los casos muera. Algunos biopreparados que puedes utilizar para su control son jabón potásico y aceite de neem. 

Toma en cuenta estás recomendaciones y podrás mantener tus suculentas sanas y libres de plagas o enfermedades.

No te pierdas los talleres sabatinos que tenemos para ti, donde aprenderás sobre estos temas y mucho más!!!!

Categories
Sin categoría

¿Cómo preservar una planta para siempre?

Seguramente te ha pasado que en alguna caminata has encontrado una flor u hoja que te ha gustando tanto, que  quieres preservar su textura y color. Si esto es así, aquí te contamos sobre técnicas que se emplean para lograrlo.

Existen diferentes técnicas de preservación de plantas, una de ellas puede ser químicamente (preservado), por prensado o exposición al aire libre. 

¿Qué son las plantas preservadas?

 

La preservación vegetal es una técnica que permite a las plantas mantener un aspecto original durante el tiempo. En esta técnica se someten a un proceso de sustituir la savia de las plantas, por una solución (por lo general glicerina, agua y estabilizantes)  que permite a la planta conservar su flexibilidad. En está técnica las plantas no requieren mantenimiento y pueden conservar la calidad de las plantas por muchos años. Además de realizarse composiciones de gran  belleza y originalidad. 

Otra forma de conservar tus especies vegetales es mediante el prensado de las mismas.

 

La imagen muestra un cuadro de musgo preservado.

¿Qué es el prensado vegetal?

 

Es una técnica que  consiste en eliminar el agua de las plantas, conservando sus características principales y su aspecto natural. El cual consiste  en colocar las flores, hojas, tallos en  papel periódico o cartón corrugado y entre cada muestra colocar hojas de periódico o papel secante. Las cuales se cubren con un tablero superior e inferior  ya sea de madera u otro material y se sujeta con un lazo o correa para mantener la prensa ajustada. Al pasar de unas semanas, se podrán obtener especies vegetales para elaborar decoraciones o preservar plantas de tu elección. 

La imagen muestra un prensado de plantas.
 

Una técnica comúnmente utilizada desde hace años es el secado de plantas al natural, a continuación te platicamos más al respecto.

¿Qué es el secado de plantas al aire libre?

 

Una técnica de secado natural es colocar las plantas colgadas y expuestas al aire libre, sin estar a sol directo. Regularmente este proceso es utilizado en el secado de plantas aromáticas, para posteriormente ser almacenadas para su consumo. Sin embargo, también puede utilizarse para preservar ciertas especies vegetales de ornato, pero la durabilidad o consistencia del material es de menor tiempo.

La imagen muestra el secado natural de plantas aromáticas.

Estas son algunas técnicas que se utilizan en él preservado de especies vegetales y que puedes ocupar para  obtener ejemplares  naturales por más tiempo. Además de ser una alternativa de decoración natural en espacios donde el tener plantas vivas no es una opción.

Que esperas para iniciar con él preservado de especies vegetales y crear tus propios diseños!!!

Categories
Sin categoría

7 claves para iniciar un huerto medicinal de interior.

El cultivo de plantas medicinales en casa puede realizarse cerca de una ventana, un balcón, una azotea, una terraza, un jardín o un huerto y constituye una fuente benéfica  de tener a la mano remedios efectivos, naturales y frescos para tratar trastornos de salud comunes. Las técnicas y materiales que se ocupan en su cultivo, van a ser similares a las que se emplean en huertos hortícolas. De hecho, hay hortalizas que independientemente de su uso comestible, poseen principios activos utilizados en el remedio de malestares de salud. Un ejemplo de ellas son la col, ajo, apio, hinojo, lechuga, rábano, entre otros. 

¿Qué necesitas para tener un huerto medicinal dentro de tu hogar?

Si te han dicho que no puedes cultivar dentro de casa porque las plantas no tienen las condiciones adecuadas para vivir, te han mentido. En espacios de interior es posible tener huertos comestibles, aromáticos o medicinales, siempre y cuando prestes atención a las siguientes claves que te vamos a compartir para tener un huerto medicinal de 10. 

1. Iluminación

La luz va a jugar un papel muy importante en el desarrollo de tus plantas medicinales, la mayoría de ellas va a preferir un tiempo de exposición de entre 4 a 6 horas de luz indirecta (sin exponer a sol directo). Se pueden colocar cerca de la ventana, en la terraza o cualquier espacio disponible con entrada de luz. 

Se muestra un cultivo con plantas y hortalizas medicinales, en un lugar con iluminación.

2. Orientación

En este sentido, la orientación de nuestro hogar es importante.  Esto se debe a que cada planta requiere una cantidad determinada de horas luz. Una casa orientada al sur, va a recibir una buena cantidad de luz que una casa situada al sur. Si tu hogar se encuentra situado al sur o al oeste, recuerda proteger en verano  tu huerto medicinal del exceso de calor y luz. 

3. Ventilación

Colocar nuestro huerto medicinal en un espacio con ventilación es necesario, ya que va a proporcionar un equilibrio en las corrientes de aire del lugar y de esta forma prevenir un exceso en la transpiración o humedad de la planta. 

4.Contenedores

Los recipientes que puedes utilizar en tu huerto medicinal pueden ser desde materiales reciclados (botellas de pet, cubetas, huacales, llantas, etc), hasta macetas,   jardineras o mesas de cultivo. Sin embargo, para el buen desarrollo de tus plantas medicinales, es indispensable que el contenedor tenga entre 20 a 30 cm de profundidad. 

5.Sustrato

El sustrato ideal para el cultivo de plantas medicinales debe contener un sustrato rico en materia  orgánica, buen drenaje, ser ligero y que pueda retener la humedad y nutrientes necesarios. Un ejemplo puede ser un sustrato elaborado con fibra de coco (50 %),  compost o humus de lombriz (40 %) y perlita (10%). 

6. Riego

El riego en los huertos de plantas medicinales debe ser abundante y en algunas especies diario, ya que por el calor de las macetas, el agua se evapora constantemente. En este caso, te recomendamos utilizar un programador de riego que permite ofrecer agua con regularidad y así poder evitar un exceso o falta de agua. 

7. Plantas

Un punto clave es la selección de especies medicinales que pueden  adaptarse a huertos de interior. Estas especies vegetales por lo general se caracterizan por ser de sombra o semisombra, algunas de ellas que podemos cultivar son: albahaca, estevia, mejorana, salvia, tomillo, manzanilla, menta, hierbabuena, caléndula, entre otras. 

Ahora ya conoces todo lo que necesitas para iniciar un huerto medicinal de interior y disfrutar de los beneficios naturales que ofrece en el remedio de malestares de salud. ¿Qué esperas para iniciar tu huerto medicinal?

Categories
Sin categoría

Tisana: Una bebida saludable y su diferencia con un té.

Es común ir de visita con algún familiar o amigos y que nos ofrezcan entre las múltiples cosas, una taza de té. Pero al momento de visitar una cafetería  podemos observar entre el menú “venta de tisanas” e inmediatamente el nombre nos atrae a consumir esa bebida. Sin embargo, te has preguntado ¿si ambas bebidas son iguales?.

¿Qué es una tisana?

Una tisana es una bebida que resulta de una cocción leve de frutas deshidratadas, mezcla de hierbas, raíces, flores o incluso especias. Sé consumen inmediatamente después de su preparación y por lo general están destinadas a ser bebidas. Aunque en algunos casos, se usan por vía externa en la realización de lavados o la aplicación de fomentos. 

Las tisanas son consideradas bebidas saludables, no sólo por proceder de plantas naturales, sino también por el uso medicinal que se les ha dado para remediar malestares físicos.

La imagen muestra diferentes especies de hierbas aromáticas y frutos secos.

Para preparar una tisana, se suele recurrir a diferentes procedimientos: infusión, decocción y maceración. Cualquiera de estás técnicas, va a producir una solución acuosa que debe ser consumida inmediatamente, ya que es un  medio óptimo para el desarrollo de microorganismos.

¿Qué es un té? 

El té es unicamente una infusión que resulta de las variantes de la planta del té “Camelia Sinensis”.  De la cual se utilizan sus hojas y brotes, para obtener diferentes variedades de té (verde, blanco, negro, rojo, entre otros).

La imagen muestra hojas de camelia sinensis y su infusión de té verde.

Entonces cada vez que decimos que estamos tomando un té de menta, es una definición equivocada, ya que realmente lo que se consume es una tisana de menta. Recordemos que un té, va a ser  una infusión exclusiva de Camelia Sinensis

Ahora que ya sabes esto, te imaginas tener tus propias plantas para realizar tisanas, pues esto es posible. Puedes comenzar cultivando un pequeño huerto de plantas aromáticas para hacer cortes de sus flores, hojas o tallos y  dejarlas secar. De esta forma, cada vez que tengas el antojo de preparar una tisana, sólo tendrás que salir a tu jardín, balcón o azotea y tomar la planta que más te guste. 

¿Qué esperas en realizar tus propias tisanas?

Te invitamos a integrar en tu hogar un huerto aromático y disfrutar de sus beneficios. ¡Súmate y pon manos a la tierra!

Categories
Sin categoría

Huerto traspatio

Actualmente el ser humano y el medio ambiente enfrentan un gran problema que es la agricultura basada en el uso de agroquímicos. Como una respuesta, surgen los huertos traspatio o urbanos. Estos huertos representan una opción de abastecimiento alimenticio, así como una alternativa de producción amigable con el ambiente (sin uso de químicos). 

 

Planeación del huerto

En la planeación de tu huerto traspatio debes considerar el espacio donde se va a ubicar, ya sea en el patio de la casa, en el balcón, en la azotea o en una área comunitaria. Es importante que el lugar tenga buena radiación solar ( entre 4 a 6 horas de luz al día). 

Ya que elegiste la ubicación de tu huerto, tendrás que  considerar si sembrar  a suelo directo, en camas elevadas de cultivo,  en macetas, en botellas de pet, llantas, huacales o cualquier material reutilizable del hogar. Estos elementos van a determinar el tipo de plantas a cultivar en el huerto, así como la distribución de las mismas.

Si vives en un lugar donde el sol es muy fuerte en temporada seca, será necesario colocar algún tipo de malla sombra para reducir la cantidad de luz. 

 

Ejemplo de huerto traspatio, elaborado con bambú y macetas.

Elaboración de suelo fértil (composta)

Utilizar composta en la elaboración del sustrato es mejor que agregar fertilizantes químicos, ya que es elaborada a partir de productos naturales como hojas secas, pasto seco, ramas, estiércoles, cáscaras de frutales y vegetales, entre otros. Este abono,  al momento de lixiviar, no genera contaminación al suelo. 

La imagen muestra la elaboración de una composta al descubierto.

Elección de plantas para el cultivo

Entre la vegetación que se puede sembrar en un huerto traspatio, se encuentran las hortalizas, plantas de ornato, algunos frutales, además de plantas aromáticas y medicinales. 

Las cuales se pueden asociar y crear de está forma un cultivo integral que satisfaga las necesidades alimenticias. Así como una rotación de cultivos, que ayudara en la variedad de alimentos y en la prevención del desgaste excesivo del sustrato.

 

Se muestra un huerto traspatio medicinal.

Controles de plaga y enfermedades

En el control de plagas se pueden utilizar insectos benéficos o llamados también controles biológicos, que ayudan a matar las plagas al alimentarse de ellas (P. ej. mariquitas, crisopas, entre otros).

Además de utilizarse biopreparados elaborados con materiales naturales (hojas, tallos o raíces de plantas, extractos de aceites vegetales, etc), los cuales ayudan a controlar la presencia de plagas y a prevenir enfermedades (hongos, bacterias). 

De igual forma se pueden colocar plantas que funcionan como repelentes de plagas, esto se debe a su aroma o a las propiedades químicas que despide en el suelo o sustrato. 

La imagen muestra a una mariquita alimentándose de pulgón negro.

Estas son algunas actividades que se realizan al incorporar en tu hogar un huerto traspatio. Ahora que ya lo sabes, toma acción y manos a la tierra.

Categories
Sin categoría

Las 7 tareas del huerto

Cuando se va a iniciar  a cultivar, es indispensable conocer las labores que hay que hacer para tener un huerto bien cuidado. 

 

Una de las primeras tareas que debemos tener en cuenta al momento de comenzar con nuestro huerto, es el momento de iniciar con la preparación de nuestro suelo o sustrato. El cual debe poseer una cantidad equilibrada de nutrientes entre sus componentes. 

La imagen muestra la preparación de un sustrato para cultivo (peat moss, perlita, composta, dolomita y roca fosfórica).

Durante la germinación de las semillas, es importante que se tomen en cuenta factores como luz, temperatura y humedad. De esta forma podremos obtener plántulas sanas en el tiempo adecuado. 

Se muestra la germinación de plántulas de lechuga.

Es importante que al realizar el trasplante de las plántulas, estas tengan un tamaño de entre 6 a 12 cm. Además de llevarse a cabo el trasplante en un horario matutino, así se evitará la exposición a sol directo. 

Una vez que nuestras plantas se han sembrado en el lugar definitivo para su crecimiento. Es indispensable llevar a cabo la fertilización de nuestra planta. Sin embargo, esto debe ser únicamente cuando la planta lo requiera. Podemos utilizar para ello desechos de uso común como cáscaras de frutas y verduras, cascarones de huevo, pasto seco, así como la elaboración de biopreparados. 

La imagen muestra biopreparados elaborados de forma natural.

El riego debe llevarse a cabo, dependiendo la especie. Hay plantas que van requerir un riego más abundante que otras. El horario del riego debe ser en la mañana o por la tarde, ya que esto evitará que la planta se queme. 

La imagen muestra un riego matutino de una fresa.

 Periódicamente se debe hacer el retiro de maleza (hierba) que se encuentre en el área de cultivo, ya que de esta forma se evitará la competencia por lugar y nutrientes. 

Algo  muy necesario en el huerto, es llevar a cabo un control de plagas. Con esto se podrá evitar el daño total de la planta  o que la plaga llegue a otras especies. Para ello se pueden utilizar bioinsecticidas elaborados de forma casera con elementos naturales. Los cuales pueden ser preventivos o de control. 

Se muestra el momento de aplicación de un bioinsecticida sobre un tomate con plaga.

Finalmente, al concluir el tiempo de crecimiento de las plantas que se cultivaron, podremos cosechar nuestras hortalizas, frutas o aromáticas y llevarlas directamente a nuestra cocina.